Las suelas rojas de Monsieur Louboutin

Por: Sarah Serfaty

El delirio de cualquier fashionista ha de ser, para siempre, poseer un par de stilletos de Christian Louboutin, que con su famosa suela rojo sangre reinventó el calzado femenino.

Entre las estrechas calles de París, andaba un curioso chico caminando cuando se topó con un aviso bastante llamativo a su parecer: Una representación de unos zapatos de tacón tan alto y fino que desafiaba las leyes de la física. No era el único que observaba el cartel, a su lado, un par de personas comentaban lo incómodo de este calzado y lo amenazante que era para los preciados suelos de madera de los departamentos de la ciudad.

Si eres Christian Louboutin, eso de rayar suelos mientras caminas es lo que menos va a importarte, y precisamente fue eso lo que lo llevó a reflexionar:

“¿Por qué un tacón tan fino, tan puntiagudo, sino para probar que se pueden crear cosas irreales a partir de algo existente?”

Desde entonces, y gracias a ese cartel, el mundo de la moda disfruta de una interminable colección de zapatos que ya son más que tacones de infinita altura, pues se acompañan ahora de botas, sneakers, spadrilles y hasta sandalias bajas.

Inauguró su primera boutique en París en 1991, y para 1995 ya había conquistado las pasarelas más importantes de la mano de casas como Givenchy, Lanvin, Jean Paul Gaultier y Chloé. Así poco a poco fue haciendo de su nombre un imperio, que en la actualidad produce carteras, accesorios, e incluso cosméticos.

Pero las míticas suelas rojas, llegaron un poco después, casi por casualidad cuando tras diseñar unos zapatos sintió que les faltaba fuerza, y se inspiró en su asistente –quien pasaba el día pintando sus uñas de un rojo intenso– y en un momento, tomó el esmalte y pintó la suela de su diseño. Fue ese pequeño momento, lo que convertiría a su marca en una gran leyenda.

 

6

Las suelas rojas de Monsieur Louboutin