La Côte d’Azur: atmósferas contrastadas

Por: Marie Sabiani

Existen diversas formas de explorar un destino. La Côte d’Azur se presta para ser recorrida desde varios puntos de vista, o inclusive haciendo de todos ellos uno solo: gastronómicamente; un viaje de exploración cultural y de historia; vacaciones veraniegas o invernales; lujos; y vida nocturna

De querer iniciar el día como todo un azuréen, empezarás por la ciudad de Niza, principal destino y punto de llegada de la Costa Azul. Sale el sol y lo mejor que puedes hacer es encontrar un café o brasserie para tu bebida matutina, acompañada de un croissant o de una tapa de baguette con mermelada y mantequilla al mejor estilo francés. Place Garibaldi y la vieja ciudad, el Vieux Nice, te ofrecen una atmósfera local.

 

 

Côte d’Azur

 

Côte d’Azur

La gastronomía llama y es hora de pasar por Cours Saleya, la principal vía peatonal del viejo Niza. Aquí se encuentra el reconocido mercado de las flores que data desde 1861. Este mercado cierra a mediodía, por lo cual no debes dejar de ir en la mañana. Aquí encontrarás una hermosa variedad de flores, exquisitas frutas, vegetales, especias regionales y restaurantes. Por otra parte, en la Place Saint-François del Viejo Niza encontrarás un concurrido mercado de pescado y frutos del mar. Pero sobre todo, no olvides degustar las especialidades gastronómicas: la pissaladière, la socca, la salade nicoise, el pan bagnat, la fougasse, o el delicioso postre la tropeziènne, original de Saint-Tropez, otra ciudad de la región.

Côte d’Azur

 

Côte d’Azur

 

Un contraste de paisajes
Lo increíble y preciado de la Costa Azul, es que ofrece un contraste de paisajes y ciertamente no se limita a la vida citadina de Niza. Dirígete hacia las ciudades contiguas en dirección oeste tales como Antibes y Juan Les Pins –dos ciudades caracterizadas por mucha historia de jazz- y la más lujosa, in y escenario de artistas, Cannes. Las playas desde este punto en adelante son de arena, a diferencia de muchas situadas en sentido opuesto que son de guijarros, un detalle que pocos aprecian por su dureza e incomodidad, aunque esta piedra -al igual que las sillas azules de la Promenade des Anglais, el paseo de 7 km que bordea toda la costa de la ciudad- es un elemento simbólico de Niza.

Côte d’Azur

Côte d’Azur

Para los amantes de la montaña el Parc du Mercantour dispone de un lugar para acampar, para el trekking, o ir de paseo. Otra opción es la visita al pueblo histórico de Eze que puede iniciarse desde el Sendero Nietzsche (400m de altitud. 40 minutos de camino). Sin embargo, si tus vacaciones son invernales, no dudes en esquiar. Acércate a Isola 2000 (1800m – 2610m) y sus 42 estaciones para esquí alpino, o para quienes no deseen alejarse tanto, pueden ir hasta Gréolière-les-Neiges (1400m – 1800m), una estación de menor altitud situada en los alrededores de la pequeña ciudad de Grasse. Dispone de 22 pistas para esquí alpino y 15 para esquí de fondo. Otras alternativas son Aurion, La Colmiane y Valberg.

Côte d’Azur

Entre arte e historia

Los espléndidos paisajes de los Alpes Marítimos han sido fuente de inspiración para pintores y escritores. Todos estaban fascinados por su ambiente, su luz y la diversidad de colores cálidos y fríos. Como el incomparable abanico de azules del mar azur y su cielo siempre despejado. Friedrich Nietzsche fue el primero en bautizar este cielo, bajo el nombre de alción. En el 38 Rue Cathérine Segurane del distrito de las antigüedades en Niza, se ubica un edificio que lo albergó durante su primer viaje entre diciembre de 1883 y abril de 1884. El escritor irlandés James Joyce, también pisó Niza en el año 1922 y pasó sus días en el Hotel Suisse ubicado al final de la Promenade en la curva de Rauba Capeu. Aquí, plasmaba las primeras palabras para su novela Finnegans Wake.

Pablo Picasso, Henri Matisse y Marc Chagall por nombrar algunos, estuvieron en la Riviera. Al pasar por Antibes no puedes dejar de ir al museo Picasso, con una colección que para algunos resulta más atractiva que aquella expuesta en el museo culto de París. En las alturas de Niza, hacia Cimiez, ubicarás el museo Henri Matisse y el museo Marc Chagall. En Cagnes-sur-Mer el museo Renoir, de Auguste Renoir, una villa donde habitó y que hoy exhibe muchas de sus obras.

Côte d’Azur

Côte d’Azur

Côte d’Azur

 

Y para cerrar la jornada…
A pesar de su independencia por ser un principado, sin duda alguna asociamos Mónaco a la Riviera Francesa por su proximidad y por compartir el mismo mar mediterráneo. El municipio Monte-Carlo es sinónimo de lujo, de lo chic y del charme. A unos 30 minutos de ruta partiendo de Niza, es un must del shopping, de gustos y diversiones lujosas como el histórico Casino y su apoteósica marina bordea la reconocida pista de la Fórmula 1 del Grand Prix de Monte-Carlo. Muchos suelen venir a pasar la noche en Mónaco, sobre todo cuando hay eventos especiales como las Nuits Blanches, un evento cultural que dura hasta el amanecer. No obstante, el verano conquista el esplendor nocturno en las ciudades de Antibes y Juan Les Pins, caracterizadas por ser concurridas en verano y desoladas en invierno, y Cannes. La fiesta cobra vida entre las tres ciudades, y vaya manera de culminar esta jornada en diversión.

Côte d’Azur

 

 

7

La Côte d’Azur: atmósferas contrastadas