A flag never looked so good

Por: Andreína Rangel

El pasado viernes comenzaron los Juego Olímpicos, y como es tradición, la ceremonia de apertura fue tanto o más de lo que todos esperábamos. Todos los países unidos bajo un mismo techo reforzaron una tradición donde el respeto es la bandera ganadora. Es primera vez que unas olimpiadas tocan suelo latinoamericano, por lo que las expectativas son tan altas como el mismísimo “Pan de azúcar”.

Durante una trasmisión de casi cuatro horas, los comentarios no dejaron de invadir las redes sociales. Entre ellos, la emoción de ver a cada país representado por sus mejores atletas y equipos técnicos. Pero mi atención, por muy banal que suene, siempre se va a los uniformes de los equipos más importantes. En cada edición, los diseñadores más renombrados se disputan la “medalla de oro” por representar a quienes cada cuatro años se suben al pódium ganador.

Christian Louboutin

 

Teniendo esto en cuenta, fue una grata sorpresa ver al equipo de Cuba vestido del diseñador Christian Louboutin. Con piezas confeccionadas de la mano del creador de las suelas rojas y Henri Tai, un jugador profesional de handball, el equipo vistió una adaptación de sus uniformes bajo el código cromático de la bandera nacional. Así pues, chaquetas, pantalones y, por supuesto, los mejores zapatos, fueron la envidia del lugar.

Se trata de piezas simples, pero que reflejan la identidad de un país que apenas vuelve a abrirse al pensamiento americano, bajo un espíritu de colaboración que no podíamos dejar pasar.

 

Christian Louboutin

3

A flag never looked so good