Por: Sarah Serfaty

Para un relojero excepcional como Christophe Claret, con una muestra de fantasía de su trabajo relojero impecable, generalmente dirigido al sector masculino –con relojes de gran tamaño y fuerza-, hacer un reloj femenino y tanto como el Marguerite es toda una proeza.

En un compendio de lo mejor de las técnicas artesanales relojeras, y la esencia femenina en la Alta Relojería, Marguerite ha sido concebido bajo la estética más romántica y poética. Su esfera se compone de dos mariposas que con gracia revolotean sobre una margarita. La mariposa oscura representa a la mujer, y la clara al hombre. La oscura indica la hora y la clara los minutos.

Además de sus indicadores horarios, la esfera posee una segunda indicación que reza «Il m’aime passionnément» (me quiere apasionadamente), que aparece al presionar el pulsador ubicado a las 2h, que hace esfumarse a los números para dar paso al amoroso mensaje. Aunque la frase puede modificarse de acuerdo a lo que el propietario quiera dedicarle a su amada.

Este reloj de 42,50 mm en oro rosa o blanco posee un engaste en forma de copos de nieve que decora el bisel, y otro centenar de diamantes de diversos tamaños entre el bisel y las asas de la caja. Su movimiento de cuerda automática, posee una reserva de marcha de 72 horas.

Pero lo más impresionante es que al reverso de la caja, se encuentra el juego de “Me quiere, No me quiere” que hábilmente ha sido instalado en una masa oscilante que al azar se detiene en una de las dos opciones, y que rinden tributo a la tradicional costumbre de arrancar pétalos de las margaritas preguntando si el amor es correspondido o no.

 

3

El romanticismo de Christophe Claret