Por: Sarah Serfaty

Una de las grandes novedades que pudimos conocer este año por parte de Corum, fue su colaboración con el artista Dani Olivier, quien en una exitosa –y excitante- intervención del modelo más conocido de la marca Bubble, causó revuelo y como no, admiración.

En un trabajo casi tridimensional y con aires cinéticos y un poco psicodélicos, Olivier demostró su inspiración por la mujer con la propia figura desnuda de una en el dial del reloj, a modo de cara de este novedoso modelo.

Aunque ya hemos visto al Bubble siendo intervenido con personajes como el Joker, esta edición en particular se ha llevado el aplauso de los conocedores relojeros, al llevar un poco más allá la barrera entre lo atrevido y sensual, y demostrando que en la relojería hay espacio para todo, y que las telarañas de la historia y la tradición, no son más que un mito.

Quien se atreva a llevar este osado reloj, llevará una máquina de 47 mm en PVD negro, aunque dos de sus modelos además poseen un bisel en oro rojo intenso que sirve de marco para las sensuales mujeres en el interior, y brazalete en piel de aligátor. Los 4 modelos son ediciones limitadas de 88 piezas, algo que si es posible, lo hace aún más atractivo.

1

Corum y su juego seductor